jueves, 10 de marzo de 2011

Y no pensar, tan solo quiero no pensar...

En ocasiones pensar causa mas problemas de los que soluciona. Con lo fácil que sería dejar que todo fluya, pues no, hay que pensar y estropearlo todo. Siempre igual, parece que es imposible aprender la lección, no pienses, reacciona… pero las palabras tardan mas en salir de mi boca que los pensamientos en llegar a mi mente, ese es el problema. Necesito despejarme de todo, escapar, huir, esconderme, saltar, gritar, llorar… ahora mismo quisiera tirarlo todo lejos, donde nada me recuerde los errores que he cometido una y otra vez… pero ni siquiera en mis sueños dejan de perseguirme. Y no puedo más, siento como este castillo de naipes de que he construido se derrumba sobre mi, y la sonrisa que tanto me ha costado fingir, se deshace junto a él. Y es que mi sonrisa no es más que el maquillaje que cubre las imperfecciones de mi vida…

No hay comentarios:

Publicar un comentario