sábado, 22 de enero de 2011

Hay venenos tan sutiles...

“¡Hablas de amor, como si fuese algo que conocieras!"

“¡Y tú del conocimiento como si fuese algo que poseyeras… ¿acaso necesitas tocar el fuego para saber que quema? ¿Necesitas probar el veneno para saber que mata?”

“Puede que tengas razón, pero, si tanto dices conocer lo que mata y quema dime,  ¿Qué tacto tiene el fuego? ¿A que sabe el veneno?

“Puedo decir que en tu caso, el fuego tiene el tacto su piel y el veneno el dulzor de su boca”

“Tán poco sabes del amor que te atreves a afirmar que es bajo la piel y en la boca donde muere la cordura? ¿Qué hay de las palabras? ¿No han calcinado corazones? ¿No han envenenado almas?...  Hablas y hablas de cosas que solo puedes experimentar a través de otros…  pero nunca lo has sentido bajo tu piel y detrás de tus labios… Hay venenos tan sutiles que tienes que probarlos para saber cuáles son sus efectos”

3 comentarios:

  1. Me encanta! Te dejo la dirección del mío por si te quieres pasar, un beso!
    http://gairahlove.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Genial, unas metáforas muy cuidadas.

    ResponderEliminar
  3. Ya sabes que me encanta como escribes , eres una artista :)

    ResponderEliminar