lunes, 3 de enero de 2011

Es propio del amor y la muerte distorsionar las cosas...

Cuando te enamoras, ves el mundo a través de unas gafas de color rosa. Cuando mueres es a ti a quien miran a través de ellas. En el amor y en la muerte, los defectos pasan por alto o se perdonan. Te transformas en un personaje de la película biográfica en la que los demás han decidido plasmar tu vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario