jueves, 30 de diciembre de 2010

A todos nos gusta pensar que el mundo se acaba con nosotros...

Lo cierto es que nuestros conocidos, nuestros amigos y nuestros seres queridos nos sobreviven y a través de ellos, también nosotros. No se trata de lo que tenías sino de lo que diste. No de lo que parecías, sino de cómo viviste. Y no se trata únicamente de ser recordado, sino de dar a los demás una buena razón para que te recuerden.

No hay comentarios:

Publicar un comentario