miércoles, 29 de diciembre de 2010

Cerca de las Vías

¿Conoces esa sensación de angustia? Esa, que solo quien la padece sabe los tormentos a los que te somete, esa que es indescriptible, esa que te mata desde dentro, como hace el veneno.

¿Sabes lo que es no poder dormir por las noches, sabiendo que has agotado lo poco que te quedaba de calma?
He cometido un error. No, no es un error cualquiera, es la madre de los errores, lo peor que podría haber hecho ahora…
Hay días que parece que nunca se va a poner el sol, otros en cambio son tan tristes como una despedida en la estación…
Es como la vida, que cuando todo va bien, un día tuerces una esquina y te tuerces tu también…
Crecí cerca de las vías y por eso sé, que la tristeza y la alegría viajan en un mismo tren.
Y queriendo ver el mundo no he mirado lo que tenía bajo mis pies…
Errores como este son los que mas quiero evitar y los que siempre me pasan, cuanto mas intento alejarlos mas me abrazan…
Es tan frecuente como extraño, pero si algo no puede hacerte daño, tampoco te hará feliz…
Y por eso, no voy a ser más complicada que una flor, ya sé que mientras tenga fuerte la raíz, el propio llanto regara mi corazón, y si me quieres dibujar prefiero el gris y si me quieres olvidar me marcho yo…

No hay comentarios:

Publicar un comentario